¿Se puede comer jamón durante el embarazo?

Se ha dicho desde siempre que el jamón y el embarazo no se deben mezclar. Esto es debido a que el jamón (ibérico, serrano, entre otros), al ser un embutido que proviene del cerdo, puede llegar a contagiar a la persona de toxoplasmosis.

Pero, ¿qué es la toxoplasmosis? Pues es un pequeño parásito que puede dañar a la embarazada e incluso perjudicar el feto, provocándole una infección o la muerte. Es por ello que algunos médicos prefieren prohibir a las mujeres embarazadas este alimento. Sin embargo, actuales estudios han demostrado que el jamón y el embarazo si se pueden ligar si el primero posee ciertas características.

¿Puede comer jamón ibérico o serrano una embarazada?

Tanto el Centro Tecnológico Agroalimentario (Cicap) y el Hospital San Juan de Dios de Córdoba, en colaboración con la Denominación de Origen Protegida (DOP), han realizado estudios y se ha llegado a la conclusión que sí es posible que las mujeres embarazadas consuman jamón.

La condición para que esto sea posible es que el jamón serrano debe pasar por un proceso de curación mínimo de 18 meses. En el caso del jamón ibérico debe cumplir un tiempo no menor a 24 meses de curado. De esta forma será segura la ingesta, puesto que en este proceso se elimina el parásito. Eso sí, se recomienda que el jamón sea de calidad.

jamon embarazo

Eliminar riesgo de toxoplasmosis al comer jamón

Congelar el jamón ibérico y serrano antes de comerlo puede que sea un buen método para poder disfrutar de esta delicia sin ningún problema. Esto es posible porque, al poner el alimento a temperatura extrema, se elimina cualquier bacteria. Incluida la toxoplasmosis.

Sin embargo, este también debe cumplir algunas condiciones.

Congelar el jamón antes de comerlo

Al congelarlo es posible eliminar la capacidad de infección de los quistes. Para esto es necesario colocar el jamón 48 horas en el congelador, como mínimo, a una temperatura inferior a -20°. Ten en cuenta que los congeladores domésticos suelen llegar a -18°, por lo que debes tener mucho cuidado.

De igual forma, si anteriormente has desarrollado la toxoplasmosis no tendrás problema alguno en comer jamón que esté más o menos curado. Ahora, si lo has ingerido y no sabías que estabas embarazada lo más recomendable es comunicarle esto a tu médico para que te haga análisis por precaución.

¿Puede una embarazada comer jamón york o cocido?

En cuanto a comer jamón york o cocido durante el embarazo, ¡no hay ningún problema! Como su nombre lo indica, se trata de un embutido que ya está cocido. Esto quiere decir que ha pasado por temperaturas extremas, lo que mata a los posibles microorganismos dañinos, como bacterias y parásitos que haya podido tener.

Asimismo es posible comer mortadela, pechuga de pavo o cualquier otro embutido si se toma en cuenta las condiciones antes mencionadas. Recuerda que no está demás ser precavida y consultar con tu médico para evitar problemas y que tu proceso de embarazo sea el adecuado, sin ningún tipo de problema.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad