Cómo conservar jamón serrano

El jamón serrano es un producto que se obtiene de la pata trasera del cerdo y consigue después del proceso de la salazón y el secado al aire.  Se trata de un producto de calidad que tiene mínimo 10 meses de curado, pero puede tardar 15 o 20 meses. Esto dependerá de la denominación: bodega, reserva o gran reserva.

Los cerdos de donde proviene el jamón serrano son de mayor edad y más grasos que los jamones ibéricos. Saber cómo conservar un jamón serrano empezado es de suma importancia, puesto que, si no lo almacenamos adecuadamente, puede perder el sabor y dañar todo el tiempo de curado que ha tenido.

Una vez comprado y empezado el jamón este dura 2 meses con las óptimas condiciones para mantenerse en casa. La temperatura ideal para guardarlo es de 10° a 15°, es decir, no necesita frío. Se coloca en un espacio con ventilación, fuera del alcance de cualquier insecto y donde no tenga ningún tipo de luz.

Conservar el jamón serrano una vez empezado

Para conservar un jamón serrano ya empezado lo ideal es guardarlo a temperatura ambiente, entre 20° y 23°. Recuerda que al cortarlo se coloca en el jamonero y se utilizan los cuchillos adecuados para los corte.

Lo más recomendable es raspar la grasa del principio, tomar las porciones que se desean consumir y volver a colocar la grasa en el lugar cortado. Con esta técnica evitarás que el jamón se seque. Después de cortarlo la posición correcta para conservar es en la jamonera.

 Finalmente, cubrirlo con un paño de algodón para mantenerlo a oscuras y que este se conserve correctamente. Procura no cubrirlo con papel aluminio o film de plástico puesto que la carne no podrá respirar. Además, evita añadir otras grasas como aceite de oliva, pues repercutirá en el sabor. Si sigues estos pasos tu pieza de jamón puede durar alrededor de 21 días.

como no tapar el jamon

Conservar el jamón serrano envasado al vacío

Si no pretendes consumir el jamón en menos de 21 días o si lo comes en tacos, la técnica de conservación de envasado al vacío es la más recomendable. De esta forma se prolonga la vida útil del jamón.

Si no lo picas en cubos lo ideal es loncharlo por completo, cortarlo a máquina o deshuesarlo (Si no sabes realizar este procedimiento procura contratar a un profesional). Este se envasa al vacío en paquetes de 100g y se coloca en la nevera o en un lugar fresco y oscuro. Para esto último se puede tapar con un paño de algodón.

En el caso de guardarlo en el frigorífico, debes sacarlo 30 minutos antes para que se airee.

Que debo evitar a la hora de conservar un jamón

Si piensas conservar jamón serrano debes evitar hacer ciertas cosas. Aquí algunas de ellas:

  1. Grasas: No coloques aceite de oliva u otra grasa que no sea la del mismo jamón serrano. Esta técnica para humedecer no ayuda y además altera el sabor del producto.
  • Nunca a la luz: El curado del jamón se hace en lugares oscuros. De esa misma forma se debe conservar.
  • Temperatura: Evita el frío extremo (congelador) o temperatura alta (cerca del calor de la cocina o fogón). Siempre en lugares frescos y aireados.
  • Envoltorios: Una vez abierto evita a toda costa colocar encima de él film de cocina, plástico o papel aluminio. Esto hará que el jamón serrano no respire, por lo que se secará y dañará el sabor.
  • Al lonchear: Si lo envasas al vacio y no sabes loncharlo, lo idóneo es ir con un profesional para que realice la tarea. Si no se hace adecuadamente puedes estropear el restante del jamón serrano.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad